ᐅᒋᐺ Ojibwe Deutsch English [ Español ] Esperanto Latine

La gata escapada
Noah Johnson he escrito este cuento

Sin du­da, es­ta mu­jer que ha ve­ni­do a últi­ma ho­ra de la tar­de pa­ra traer­me un pez po­dri­do no cau­sa­rá más que pro­ble­mas. Me gus­ta el tu­fo a pez por­que soy un pe­rro. Des­con­fía de la mu­jer por­que es de­ma­sia­do ha­bla­do­ra. No en­tien­do sus pa­la­bras, pe­ro com­pren­do un pa­go en co­mi­da. Me tra­go el pez y en­ton­ces si­go a la mu­jer.

Ella me pi­de que yo bus­que a su ga­ta. La puer­ta es­ta­ba abier­ta y la ga­ta se es­ca­pó, se­gún ella. En­tro en su ca­sa. Den­tro hue­le a ja­bón. Odio el ja­bón, así que me sal­go rá­pi­do. El sue­lo es­tá cu­bier­to de ba­rro fue­ra. Me en­can­ta el ba­rro, así que me re­vuel­co has­ta que me en­su­cio. Me sien­to fe­liz.

De re­pen­te, co­mien­zo a co­rrer. Ol­fa­teé un ár­bol que te­nía olor a zo­rro. El zo­rro ha­bía ve­ni­do y él ha­bía ahu­yen­ta­do a la ga­ta ha­cia el bos­que. Si­go la pis­ta del zo­rro. Si en­cuen­tro al zo­rro, en­con­tra­ré a la ga­ta tam­bién. Es­to es di­ver­ti­do. Me gus­ta ir a la ca­za de zo­rros.

El bos­que es­tá tran­qui­lo y yo es­toy so­la. Ha­bía tor­men­tas a pri­me­ra ho­ra de la tar­de. Los ani­ma­les se es­con­den to­da­vía. No en­cuen­tro al zo­rro, no en­cuen­tro a la ga­ta. Me fa­ti­go a me­dia­no­che, así que me pa­ro a mear con­tra un ár­bol. Una ar­di­lla que es­tá sen­ta­da so­bre una ra­ma se ríe de mí. Ella hu­ye chi­llan­do cuan­do en­se­ño los dien­tes. Es­pe­ro te­ner el gran­dí­si­mo pla­cer de pre­sen­tar­la – a mi es­tó­ma­go.

—¿Dón­de es­tá esa mal­di­ta ga­ta? —me pre­gun­to re­pe­ti­das ve­ces va­gan­do por el bos­que—. ¿Có­mo de­sa­pa­re­ció sin de­jar ras­tro? ¿Cuál ha he­cho el zo­rro?

Me irri­to. Es­toy ma­rea­da, qui­zás sea a cau­sa del pez po­dri­do en la ba­rri­ga. Mi tra­ba­jo me ha ago­ta­do. Ne­ce­si­to des­can­sar.

Voy al río pa­ra re­fres­car­me. Ca­mi­nan­do en el agua, veo el re­fle­jo de la lu­na en la su­per­fi­cie del río. Cuan­do me es­toy quie­ta, veo la lu­na con cla­ri­dad. Si me mue­vo, las olas en el agua di­suel­ve el re­fle­jo y en­ton­ces no pue­do ver la lu­na en el río. Ne­ce­si­to per­ma­ne­cer in­mó­vil pa­ra ver­la.

De re­pen­te, me sé la ubi­ca­ción de la ga­ta. Vuel­vo co­rrien­do a la ca­sa, el pe­la­je go­tea to­da­vía. La mu­jer es­tá bus­can­do a su ga­ta fue­ra. Yo la­dro, pa­ra que ella se fi­je en mí.

—Nos e­qui­vo­cá­ba­mos —di­go. Ha­blo sin pa­rar, por­que ella no en­tien­de mis pa­la­bras—. Pen­sa­ba co­mo pe­rro, pe­ro bus­ca­mos a una ga­ta. Ne­ce­si­ta­mos pen­sar co­mo ga­ta pa­ra en­con­trar­la.

La mu­jer me si­gue y en­tra­mos en su ca­sa. Den­tro hue­le a ja­bón to­da­vía. Suel­to un es­tor­nu­do.

—Ha­bía tor­men­tas y llu­via. Aho­ra, el sue­lo es­tá cu­bier­to de ba­rro. A mí me en­can­ta el ba­rro, pe­ro a la ga­ta no le gus­ta.

En­tra­mos la co­ci­na. Hay una pi­la de ro­pa lim­pia. Es­tor­nu­do de nue­vo. Odio el ja­bón.

—La ga­ta pre­fie­re la se­que­dad. Cuan­do es­tá llo­vien­do, ella ne­ce­si­ta que­dar­se en ca­sa pa­ra per­ma­ne­cer se­ca.

Es­pe­ro que ella me pres­te aten­ción. En­ton­ces, voy a la pi­la de ro­pa lim­pia.

—Por con­si­guien­te, la ga­ta no se es­ca­pó, por­que no le gus­ta el ba­rro fue­ra. Ella es­ta­ba aquí en ca­sa to­da el tiem­po.

Le­van­to la ro­pa y ve­mos a la ga­ta que es­tá acos­ta­da en una man­ta do­bla­da. La mal­di­ta ga­ta nos son­ríe.

La mu­jer es­tá con­ten­ta aho­ra. Es­tá ha­blan­do con la ga­ta y no me ob­ser­va. Le qui­to un pez fres­co an­tes de sa­lir­me. Él ten­drá buen sa­bor. Mi tra­ba­jo no es­tá mal a ve­ces.

Fin

Milwaukee, diciembre 2019
www.animoshing.net